Equipo de Fútbol Forest Green es vegano y carbono neutral

es vegano y carbono neutral


Forest Green, el primer equipo de fútbol en ser vegano y carbono neutral


El club inglés Forest Green Rovers es totalmente vegano y tiene un mensaje alentador sobre la reducción de emisiones de carbono

Robert Soutar abril 10, 2020

"Este artículo de Robert Soutar apareció originalmente en Diálogo Chino y se volvió a publicar bajo una licencia de Creative Commons",

Antes de cada competencia internacional importante, aparece una novedosa canción de fútbol que en inglés combina pasteles de carne, rollos de salchicha y anotaciones de gol con una previsibilidad rítmica. En Nailsworth, un pueblo de apenas 5.000 habitantes ubicado en los valles del suroeste de Inglaterra, el equipo local Forest Green Rovers ha cambiado esta tradición.

Forest Green, que compite en la cuarta división de Inglaterra, ha desafiado las convenciones e incluso ha recibido elogios de la ONU por convertirse en el primer club de fútbol totalmente vegano y n eutral en carbono.

"Me gusta pensar que es una casualidad", dijo el presidente del club, Dale Vince, sobre su participación en el club, no dejándose alterar por la aguanieve que azota el East Stand en The New Lawn, el estadio con energía solar de Forest Green. Las luminosas vallas publicitarias que promueven el queso sin lácteos, una alternativa a la leche en base a avena y Ecotricity, la compañía de energía renovable que Vince fundó en 1995, bordea su campo orgánico.


La historia de Vince, de 58 años, que dejó la escuela a los 15 años y vivió de manera itinerante durante años en una camioneta eólica, forma parte del folclore local. Instaló su primera turbina en las colinas que dominaban The New Lawn en 1996. Solo en el 2010, cuando el club de 125 años de historia enfrentó el descenso de una liga regional y la ruina financiera, Vince, quien para ese entonces era millonario, comenzó una asociación formal. Pronto se comprometió a neutralizar la huella de carbono del club.

"Tuve que aportar todo nuestro aprendizaje en energía, transporte y alimentación, nuestra ética y nuestro enfoque sostenible para crear un club de fútbol verde", contó a Diálogo Chino.

Forest Green: el equipo de fútbol vegano

Una prohibición de la carne parecía un movimiento inicial lógico. El sector ganadero es responsable de aproximadamente el 15% de todos los gases liberados a la atmósfera que calientan el planeta a través de la actividad humana.

La sustitución de hamburguesas de carne por equivalentes vegetarianos en el 2015 molestó a una minoría de fanáticos. Pero Vince dice que el disgusto de los carnívoros duró poco: "Vinieron, lo intentaron y les encantó. Por ese entonces, nuestra asistencia se cuadriplicó y nuestras ventas de alimentos se multiplicaron por cinco ".

La jefa de cocina de Forest Green Rovers prepara comida vegana.


El estatus de Forest Green también ha aumentado drásticamente, tanto en términos futbolísticos como mediáticos. El club nunca ha jugado en una liga superior, y Vince pretende llevarlo al Campeonato, un paso por debajo a la Premier League. El consejo local aprobó recientemente un nuevo estadio de 5,000 plazas, el Eco Park, una construcción de madera de última generación diseñada por los arquitectos de fama mundial Zaha Hadid. Vince sostuvo que será "el estadio más verde del mundo".

La fanática de Forest Green, Katie Hyde, de 40 años, dijo que la falta de hamburguesas de carne fue el primer cambio importante que recuerda cuando Vince se hizo cargo del club: "Es una cuestión cultural. Es la mentalidad de las personas ... todos estamos un poco atascados en nuestros caminos ". Pero desde entonces ha abrazado la revisión culinaria.
Los ingresos publicitarios en Forest Green también aumentaron: "Nunca hemos tenido tantas compañías que quieran patrocinarnos", aseguró Vince, apuntando a marcas como el productor de alimentos a base de soja Quorn, cuyos comerciales de televisión en la década de 1990 auspiciaron al icono del Manchester United, Ryan Giggs

El equipo de la Premier League, Chelsea, introdujo recientemente un menú completamente vegano en uno de sus quioscos. Pero en otros lugares del territorio inglés, los bocadillos de origen animal, como los suministrados por el fabricante Pukka Pies de 56 años, han sido omnipresentes. Pukka Pies también patrocina clubes profesionales, incluido el Oldham Athletic, donde se originó la canción "Pastel de carne, rollo de salchicha".

La prohibición de la carne se extiende más allá de servir a los partidarios de Forest Green, de quienes Vince dice que solo se espera que supriman su gusto por los productos animales durante dos horas una o dos veces por quincena.

En cuanto a los jugadores, ninguno puede comer o llevar carne a las instalaciones del club.
Para el capitán del club Joe Mills, de 30 años, ha sido una curva de aprendizaje gratificante.
"Cuando entras al fútbol, ​​todo es pollo y huevos", dijo. Pero Mills es uno de los pocos jugadores que se ha convertido completamente al veganismo. Él desmiente el estereotipo del futbolista arrogante e indiferente: "Si somos capaces de dejar el planeta en un estado mejor que cuando llegamos a él, ¿por qué no deberíamos hacerlo?"

Mills se hace eco de los futbolistas de élite, incluido el fullback con conciencia medioambiental del Arsenal, Héctor Bellerín, quien también adoptó una dieta basada en vegetales. Mills dijo que otros futbolistas de la Premier League se han acercado a él para pedirle consejos.

El preparador físico y nutricionista de Forest Green, Tom Heulin, afirmó que las ventajas de rendimiento del veganismo son claras: "Los alimentos a base de vegetales son mucho más rápidos de digerir cuando haces deporte y ejercicio".

El club no impone el veganismo fuera de sus terrenos, sino que siempre promueve sus beneficios. Sus esfuerzos no han pasado desapercibidos.

¿Un circo vegano?

Es día de partido en Forest Green y los equipos de televisión franceses y suizos recorren las instalaciones y prueban la cocina local. Para un club de la liga inferior, la operación de los medios es impresionantemente ingeniosa. Pero en ningún momento nadie "predica" el veganismo.

Los partidarios de la oposición han lanzado acusaciones de "abrazador de árboles" (junto con sándwiches de jamón y cerdos inflables) a los jugadores durante los juegos, según ha relatado el fanático Joe Hill, de 36 años. Pero menospreciar a Forest Green como amantes caprichosos de la naturaleza no hace daño a Hill, quien es el más preocupado por la formación de su club y la lista de lesiones (antes de su aplazamiento del 9 de marzo debido a coronavirus), y propuso mudarse al Eco Park a unas 12 millas de distancia.

“Lo que nos dicen es: ‘Los fanáticos de Forest Green se comen todo el pasto. Por eso no hay pasto en el campo. Porque todos los veganos se la han comido ", se ríe.

Estas burlas, aunque alegres, se sienten antiguas, ya que las actitudes populares hacia el veganismo y la sostenibilidad son cálidas. Mientras tanto, la ONU ha otorgado a Forest Green un reconocimiento especial. Vince ahora es embajador de la iniciativa de la ONU para el Deporte para la Acción Climática, apuntando a las bases de fans con mensajes sobre un estilo de vida bajo en carbono.

Algunos de los amigos de Hill y otros fanáticos de Forest Green ("aquellos que no esperarías") se han vuelto veganos o vegetarianos. El mensaje está llegando.

El jardinero Adam Witchell, quien alimenta el pasto con una dieta libre de químicos, quizás sea el mejor ejemplo sobre el enfoque incremental en acciones ambientales del club.

“Debajo del suelo hay muchos microbios, tratamos de alimentarlos poco y generalmente para mantenerlos ocupados y activos. Cuanto más comen y excretan, ayuda a que las raíces se caigan", aseguró, explicando que las raíces más profundas mejoran la capacidad del pasto para almacenar carbono debajo de la superficie.

Witchell compara los efectos del uso de alimentos químicos para plantas con los de los esteroides en el cuerpo humano: “Si luego omite [una dosis], su cuerpo se marchitará. Y ahí es cuando entra la infección ".

Si existe una desventaja en la omisión de productos químicos, es que la quita de las malesas en la pretemporada puede ser muy lento: "Lleva aproximadamente una semana, con cuatro de nosotros de rodillas, con una solo tenedor”.

Witchell revisa constantemente las operaciones y busca obtener pequeñas ganancias. Ahora recicla el agua, utiliza cortes de pasto en el lavado de manos ecológico en los baños del club, y planifica la entrega de semillas con mucha anticipación para reducir el embalaje y las emisiones de transporte, otro desafío para el deporte.

Desafíos del transporte

En el 2019, los 20 jugadores preseleccionados para el premio Ballon d'Or, que honra al mejor futbolista del año, fueron responsables de emitir unas 505 toneladas de carbono por viaje ese año, lo que equivale a quemar alrededor de 20 toneladas de carbón, según los investigadores. en la Universidad de Manchester.

Los jugadores internacionales de origen brasileño Marquinhos (110,787 km) y Roberto Firmino (97,907 km) aun viajaron más lejos. Los aviones privados contribuyeron en gran medida a las huellas de los jugadores.

Si bien Vince sostuvo que muchas de las lecciones de Forest Green son transferibles a los equipos en países más grandes, se muestra pragmático con respecto a los desafíos de viaje que tanto ellos como sus fanáticos actualmente enfrentan.
"Es importante no preocuparse por lo que no se puede hacer, sino centrarse en el abordaje de lo que sí se puede hacer. A través de la energía, el transporte y la comida, hay muchas cosas que todo club puede realizar ", aseguró, identificando el potencial de los autobuses eléctricos pioneros en China para precipitar un futuro de transporte sostenible.
El estacionamiento de Forest Green está equipado con estaciones de carga para vehículos eléctricos. Además, el club compensa el carbono emitido por los fanáticos que viajan a los partidos al incluir un esquema de compensación en los precios de las entradas. Los ingresos se reinvierten en mitigación de carbono en otros lugares.

Vince rechazó las afirmaciones de que la transición a una economía más limpia es necesariamente costosa: "Hay algunas cosas que se deben comprar, como paneles solares ... pero luego se produce un ahorro en las facturas de energía a nivel anual durante 20 años", dijo. "Se está cambiando la inversión de capital por gastos operativos. Es solo una forma diferente de ver las cosas ".

Urgencia y resistencia

Vince es un empresario exitoso con un mensaje simple. En el microcosmos de Forest Green Rovers, una transición verde perfecta se siente como algo inminente.
Entonces, ¿qué es lo que la detiene?

Vince cree que "las empresas no quieren hacer el cambio, los miembros del público son resistentes al cambio y los políticos no quieren forzar un gran cambio en los votantes". Hay resistencia dentro del sistema ".

"Mucha gente no ha comprendido la urgencia. Tenemos diez años y, si no comenzamos ahora, se volverá más difícil ", dijo, asintiendo con la cabeza en torno al histórico estudio del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de 2018 que insta a una acción inmediata.

Dado que el deporte y otras áreas de la cultura del Reino Unido, incluidos los festivales de moda y música, "apenas están comenzando" en los esfuerzos por frenar las emisiones de carbono, deberían compartir los aprendizajes antes de la realización de las cruciales conversaciones climáticas organizadas por la ONU programadas para 2021 en Glasgow (conocidas como COP26), sostuvo Vince.

Él conoce el proceso. Vince estuvo en las conversaciones de 1999 (COP4) en Kyoto, Japón, que dieron como resultado el Protocolo homónimo, y tal vez injustamente difamado. Su mensaje a los líderes mundiales es característicamente claro:
“Tenemos energía renovable. Tenemos la posibilidad de electrificar el transporte, y tenemos que pasar de comer animales a comer vegetales. Si podemos hacer eso, resolvemos el problema".

Vea Original.

 

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar