Ego te Absolvo Oscar Wilde

Título:    Ego te Absolvo

Autor:    Oscar Wilde   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español



 Ego te Absolvo Oscar Wilde


Ego te absolvo
Oscar Wilde 
I
 Bajo sus boinas azules, ennegrecidas por la pólvora y
manchadas por el polvo de los caminos, los soldados de
Miralles tienen caras de bandidos, con su piel color hollín
y sus barbas y cabelleras descuidadas. Desde hace cinco
largas semanas se arrastran por las carreteras, sin casi
dormir, sin casi descansar, tiroteando en cualquier
momento con una rabia creciente.
 ¿No acabarán con aquellos bandidos liberales? Don
Carlos habíales prometido, sin embargo, que después de
las fatigas de Estella, España seria suya.
Todos ellos tienen sed de venganza y de sangre, y la
alegría de verterla es la que les mantiene en pie, por muy
cansados y rendidos que se encuentren.
 Vascos, navarros, catalanes, hijos de desterrados que
murieron de hambre y de miseria en tierras extranjeras,
sienten rabia de fieras contra aquellos soldados que les
disputan el camino de la meseta de Castilla, la vía de los
palacios en los que han jurado establecer al legítimo rey
para repartirse, sobre las gradas del trono restaurado, los
cargos del reino y las riquezas de los vencidos.
 Entre estos montañeses y los hombres de los partidos
nuevos no median únicamente rencores políticos: existen,
sobre todo, y antes que nada, viejas cuentas de asesinatos
impunes, saqueos sin indemnizar, incendios sin revancha.
Por eso, cuando un soldado de Concha cae entre sus
manos, ¡infeliz de él!, paga por los demás, por los que se
escurren.
 -Hermano, hay que morir -le dicen, apoyándole contra
una roca.
El hombre inicia el signo de la cruz, y no bien
desciende su mano en un amén más lento, los fusiles,
alineados a diez pasos de su pecho, vomitan la muerte.
La víctima se desploma como un guiñapo y no se
vuelve a hablar de la cosa.
 Los buitres de los Pirineos hacen lo demás.
Si el cura de Miralles, un hombrecillo rechoncho y
encorvado, de ojos semicerrados, con la sotana
arremangada, pasa junto a los guerrilleros, se cuelga su
fusil al hombro y absuelve o bendice al moribundo con
gesto rápido.
A veces, sin separar sus ojos del catalejo marino que le
sirve para escudriñar rocas o encinares, confiesa al
prisionero.
¡Un general es responsable de la vida de sus tropas, qué
diantre!
Liberal, pero, eso sí, católico, el prisionero no parece
sorprendido del extraño doble oficio del sacerdote
soldado.
Es necesario que le confiese, puesto que van a fusilarle,
y es muy natural que le fusilen, puesto que se había dejado
coger y porque él fusilaría lo mismo si hubiera cogido un
prisionero.
 Esta lógica satisface por completo las débiles
exigencias de su cerebro de campesino arrancado del
terruño para doblar la cerviz bajo los arreos militares.
Y, además, ¿para qué luchar con este hecho brutal de la
muerte amenazadora, inmediata, inevitable?
 Puesto que tiene que llegar, se trata solamente de hacer
el equipaje bien para presentarse con todo en orden
cuando le corresponda hacer su entrada en el más allá
inevitable.
II
 Aquella noche, al ponerse el sol, hallábase Pedro
Careaga de centinela en la sima de Mallorta, cuando una
mujer con un mulo dobló por el sendero de Buenavista.
Tiró al azar y fue el mulo el que cayó. La mujer corrió
hacia él sin darle tiempo a cargar otra vez, y cuando la
tuvo en la punta del cañón, el navarro no pudo decidirse a
tirar.
 La hembra era bella y deseable, con sus largos cabellos
negros que caían en cascada hasta sus piernas, sus labios
rojos y sus pupilas brillantes.
 Pedro Careaga olvidó, por su prisionera, la causa de
don Carlos y la Libertad.
La mujer, que tenía miedo, le juró además que adoraba
al «rey neto». Le probó que no detestaba las caricias
perfumadas con pólvora de guerra y que Pedro Careaga
era, si no el más hermoso de los mortales, por lo menos el
más mimado de los vencedores: todo esto entre las moles
de piedra de la sima de Mallorta.
Los brazos de la prisionera rodeaban aún, como un
collar de oro moreno, el cuello curtido de Careaga, cuando
llegó Joaquín Martínez a relevarle.
 -¡Eh, poquito a poco! -dijo-. Hay que repartir,
caballerito. Las noches son frescas. No es bueno dormir
sin capote, compañero. Ya veo que eres hombre
precavido: dosel de pelo, brazos tibios como pañuelo del
cuello y manta de carne suave. ¡Me llegó la vez, amigo!
Careaga se levantó y, colocando detrás de él a la
prisionera, respondió:
-¡Te llegó la vez, mequetrefe! Donde reina Careaga, no
hay otro rey. Si las noches son frescas, ve a calentarte
contra esa mula que ha tirado patas arriba mi carabina, o si
no tira tú otra. ¡Mi botín es mío, como Navarra es del rey
Carlos, hijo de judía!
Joaquín Martínez se echó el fusil a la cara, e iba a tirar,
cuando la mujer, de un brinco salvaje, desvió el cañón y
mandó la bala a perderse en las nubes.
 Alzándose de hombros, Martínez tiró el arma
descargada y de un navajazo en pleno vientre tendió en el
suelo a la prisionera de Careaga.
 -¡Ah canalla! -aulló el navarro precipitándose hacia
adelante y blandiendo su carabina.
Pero un nuevo navajazo cortó en sus labios el rosario
de las blasfemias. Y se desplomó arrojando una espuma
blanquecina por la comisura de los labios en el charco de
sangre que salía del cuerpo de la mujer destripada,
Atraído por el ruido de la detonación, llegaba Aliralles
seguido de unos cuantos hombres.
Con sus ojos casi desprovistos de cejas por el estallido
de un mal fusil, el cura bandolero abarcó la escena.
 -¡Puercos! -gruñó sordamente-. Veamos la hembra.
¡Hermosa mujer despachada de un negro navajazo! ¡De
qué te ha servido, inocente narciso! Careaga, por lo
menos, ha gozado. Bien, muchacho -repuso dirigiéndose a
Martínez, cuyos ojos no se despegaban de él-, ¡es muy
bonito eso de querer robar el botín de un companero! ¡Eh,
vosotros! Dejadme confesar a este pagano; aquí no se os
necesita para nada. Di tu «confiteor» Martínez, y haz acto
de contrición.
-«Ego te absolvo» -murmuró Miralles con un gesto de
bendición-. ¡Puercos, malditos hijos de p... que se
destrozan por una hembra!
Y en seguida, encañonando bruscamente su fusil hacia
el individuo, le abrasó los sesos sobre los dos cadáveres.
 -¡Si les dejase uno hacer a estos mocitos -refunfuñó- no
tendría don Carlos ejército dentro de poco!


Otros
  1. Algunos Poemas a Lesbia Caio Valério
  2. Werther Johann Wolfgang von Goethe
  3. David Copperfield Charles Dickens
  4. Naufragios Álvar Núñez Cabeza de Vaca
  5. Manfredo George Gordon Byron
  6. Escudo de la Ciudad Franz Kafka
Ego te Absolvo	Oscar Wilde



Destacados para descarga:
👉 +100 Libros para Bajar Free
Postagens Sugeridas, Relacionadas e Anúncios

 

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar