El Castillo Franz Kafka | Libros online

 Título:    El Castillo

Autor:    Franz Kafka   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español



El Castillo Franz Kafka


I
LA LLEGADA1
Cuando K llegó era noche cerrada. El pueblo estaba cubierto por una
espesa capa de nieve. Del castillo2
 no se podía ver nada, la niebla y la
oscuridad lo rodeaban, ni siquiera el más débil rayo de luz delataba su
presencia. K permaneció largo tiempo en el puente de madera que
conducía desde la carretera principal al pueblo elevando su mirada hacia
un vacío aparente.
Se dedicó a buscar un alojamiento; en la posada aún estaban
despiertos, el hostelero no tenía ninguna habitación para alquilar, pero
permitió, sorprendido y confuso por el tardío huésped, que K durmiese en
la sala sobre un jergón de paja. K se mostró conforme. Algunos
campesinos aún estaban sentados delante de sus cervezas pero él no
quería conversar con nadie, así que él mismo cogió el jergón del desván y
lo situó cerca de la estufa. Hacía calor, los campesinos permanecían en
silencio, aún los examinó un rato con los ojos cansados antes de
dormirse.
Pero poco después le despertaron. Un hombre joven, vestido como si
fuese de la ciudad, con un rostro de actor, ojos estrechos y cejas espesas
permanecía a su lado junto al posadero. Los campesinos todavía seguían
allí, algunos habían dado la vuelta a sus sillas para ver y escuchar mejor.
El joven se disculpó muy amablemente por haber despertado a K, se
presentó como el hijo del alcaide del castillo y después dijo: 

Otros
  1. Un Medico Rural Franz Kafka
  2. Mansfield Park Jane Austen
  3. Ion Platon

El Castillo	Franz Kafka



Destacados para descarga:
👉 +100 Libros para Bajar Free
Postagens Sugeridas, Relacionadas e Anúncios
 

Leer en LexiWiki libros gratuitos, de dominio público, para descargar y leer, novedades libros, libros de secundaria, los mejores libros del mundo, libros juveniles, libros autoayuda, libros recomendados, libros para jovenes, fragmentos de libros. libros de texto, libros literarios.


Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar