Carminum Horacio | Libro electronico

 Título:    Carminum

Autor:    Horacio   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español


Download


Carminum Horacio



Horacio
(65 a.C.-8 a.C.)
Poeta lírico y satírico romano, autor de obras maestras de la edad de oro de la literatura
latina.
Quinto Horacio Flaco nació en diciembre del año 65 a.C., hijo de un liberto, en Venusia
(hoy Venosa Apulia, Italia). Estudió en Roma y Atenas filosofía griega y poesía en la Academia.
Fue nombrado tribuno militar por Marco Junio Bruto, uno de los asesinos de Julio César. Luchó
en el lado del ejército republicano que cayó derrotado por Marco Antonio y Octavio (después
Augusto) en Filipos. Gracias a una amnistía general volvió a Roma y rechazó el cargo de
secretario personal de Augusto para dedicarse a escribir poesía.
Cuando el poeta laureado Virgilio conoció sus poemas, hacia el año 38 a.C., le presentó al
estadista Cayo Mecenas, un patrocinador de las artes y amigo de Octavio, que le introdujo en los
círculos literarios y políticos de Roma, y en 33 a.C. le entregó una propiedad en las colinas de
Sabina donde se retiró a escribir y pensar.
Horacio, uno de los grandes poetas de Roma, escribió obras de cuatro tipos: sátiras, épodos,
odas y epístolas. Sus Sátiras abordan cuestiones éticas como el poder destructor de la ambición,
la estupidez de los extremismos y la codicia por la riqueza o la posición social. El Libro I (35
a.C.) y el Libro II (30 a.C.) de las Sátiras, ambos escritos en hexámetros, eran una imitación del
satírico Lucilio. Las diez sátiras del Libro I y las ocho del Libro II están atemperadas por la
tolerancia. Aunque los Épodos aparecieron también el 30 a.C., se escribieron con anterioridad, ya
que reclaman con pasión el fin de la guerra civil, que terminó con la victoria de Octavio sobre
Antonio en Actium en el año 31 a.C., y critican mordazmente los abusos sociales. Los 17 poemas
cortos en dísticos yámbicos de los Épodos constituyen adaptaciones del estilo lírico griego
creado por el poeta Arquiloco. La poesía más importante de Horacio se encuentra en las Odas,
Libros I, II y III (23 a.C.), adaptadas —y algunas, imitaciones directas— de los poetas
Anacreonte, Alceo y Safo. En ellas pone de manifiesto su herencia de la poesía lírica griega y
predica la paz, el patriotismo, el amor, la amistad, el vino, los placeres del campo y la sencillez.
Estas obras no eran totalmente políticas y de hecho incorporan bastante mitología griega y
romana. Se nota la influencia de Píndaro y son famosas por su ritmo, ironía y refinamiento.
Fueron muy imitadas por poetas renacentistas europeos.
Hacia el año 20 a.C. Horacio publicó el Libro I de sus Epístolas, veinte cartas cortas
personales en versos hexámetros en las que expone sus observaciones sobre la sociedad, la
literatura y la filosofía con su lógica del "punto medio", a favor de doctrinas como el
epicureísmo, pero siempre abogando por la moderación, incluso en lo referente a la virtud. Para
entonces su reputación era tal que, a la muerte de su amigo Virgilio el año 19 a.C., le sucedió
como poeta laureado. Dos años después volvió a escribir poesía lírica cuando Augusto le encargó
el himno Carmen saeculare para los juegos seculares de Roma. Las fechas de sus últimas obras,
las Epístolas, Libro II; las Odas, Libro IV; y la Epístola a los Pisos, más conocida como Ars
poetica, son inciertas. Las dos cartas que aparecen en el Libro II son discusiones literarias. Ars
poetica, su obra más larga, ensalza a los maestros griegos, explica la dificultad y seriedad del
arte de la poesía y proporciona consejos técnicos a los poetas aspirantes. Horacio murió en Roma
el 27 de noviembre del año 8 a.C.

Carminum	Horacio



Destacados para descarga:
👉 +100 Libros para Bajar Free
Postagens Sugeridas, Relacionadas e Anúncios
 

Leer en LexiWiki libros gratuitos, de dominio público, para descargar y leer, novedades libros, libros de secundaria, los mejores libros del mundo, libros juveniles, libros autoayuda, libros recomendados, libros para jovenes, fragmentos de libros. libros de texto, libros literarios.


Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar