El Arte de Amar Públio Ovídio Naso | Obras literarias


Título:    El Arte de Amar

Autor:    Públio Ovídio Naso  

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español


 El Arte de Amar Públio Ovídio Naso



LIBRO PRIMERO

Publicidade

Si alguien en la ciudad de Roma ignora el arte de
amar, lea mis páginas, y ame instruido por sus versos. El arte impulsa con las velas y el remo las ligeras naves, el arte guía los veloces carros, y el amor
se debe regir por el arte. Automedonte sobresalía en
la conducción de los carros y el manejo de las flexibles riendas; Tifis acreditó su maestría en el gobierno de la nave de los Argonautas; Venus me ha
escogido por el confidente de su tierno hijo, y espero ser llamado el Tifis y el Automedonte del amor.
Éste en verdad es cruel, y muchas veces experimenté su enojo; pero es niño, y apto por su corta
edad para ser guiado. La cítara de Quirón educó al
jovenzuelo Aquiles, domando su carácter feroz con
la dulzura de la música; y el que tantas veces intimidó a sus compañeros y aterró a los enemigos, dícese
OVIDIO
4
que temblaba en presencia de un viejo cargado de
años, y ofrecía sumiso al castigo del maestro aquellas manos que habían de ser tan funestas a Héctor.
Quirón fué el maestro de Aquiles, yo lo seré del
amor: los dos niños temibles y los dos hijos de una
diosa. No obstante, el toro dobla la cerviz al yugo
del arado y el potro generoso tiene que tascar el freno; yo me someteré al amor, aunque me destroce el
pecho con sus saetas y sacuda sobre mí sus antorchas encendidas.



Publicidade

Destacados para descarga:

👉 +500 Libros para Descargar

LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar