La Barca Abandonada Vicente Blasco Ibáñez Libros en Espanol

 

Título:    La Barca Abandonada

Autor:    Vicente Blasco Ibáñez   Listar as obras deste autor

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español

La Barca Abandonada Vicente Blasco Ibáñez



Vicente Blasco Ibañez
La barca abandonada

Era la playa de Tone salinas, con sus numerosas barcas en seco, el lugar de reunión
de toda la gente marinera. Los chiquillos, tendidos sobre el vientre, jugaban a la caPeta a
la sombra de las embarcaciones, y los viejos, fumando sus pipas de bano traídas de Argel,
hablaban de la pesca o de las magnificas expediciones que se habian en otros tiemPos a
Gibraltar y a la costa de Africa, antes que al demonio se le ocuniera inventar eso que
llaman la Tabacalera.
Los botes ligeros, con sus vientres blancos y azules y el mástil graciosamente
inclinado, formaban una fila avanzada al borde de la playa, donde se deshacían las olas, y
una delgada lámina de agua bruñía el suelo, cual se fuese de cristal; detrás, con la
embetunada panza sobre la arena, estaban las negras barcas del bou, las parejas que
aguardaban el invierno para lanzarse al mar, baniéndolo con su cola de redes; y, en
último término, los laúdes en reparación, los abuelos, junto a los cuales agitábanse los
calafates, embadurnándoles los flancos con caliente alquitrán, para que otra vez volviesen
a emprender sus penosas y monótonas navegaciones por el Meditenáneo: unas veces a las
Baleares, con sal; a la costa de Argel, con frutas de la huerta levantina, y muchas, con
melones y patatas para los soldados rojos de Gibraltar.
En el curso de un año, la playa cambiaba de vecinos; los laúdes ya reparados se
hacían a la mar y las embarcaciones de pesca eran armadas y lanzadas al agua; sólo una
barca abandonada y sin arboladura permanecía enclavada en la arena, triste, solitaria, sin
otra compañía que la del carabinero que se sentaba a su sombra.
El sol había denetido su pintura; las tablas se agrietaban y crujían con la sequedad,
y la arena, anastrada por el viento, había invadido su cubierta. Pero su perfil fino, sus
flancos recogidos y la gallardía de su construcción delataban una embarcación ligera y
audaz, hecha para locas caneras, con desprecio a los peligros del mar. Tenía la triste belleza de esos caballos viejos que fueron briosos corceles y caen abandonados y débiles
sobre la arena de la plaza de toros.
Hasta de nombre carecía. La popa estaba lisa y en los costados ni una señal del
número de filiación y nombre de la matrícula: un ser desconocido que se moría entre
aquellas otras barcas tan orgullosas de sus pomposos nombres, como mueren en el mundo
algunos, sin desganar el misterio de su vida.
Pero el incógnito de la barca sólo era aparente. Todos la conocían en Tone salinas y
no hablaban de ella sin sonreír y guiñar un ojo, como si les recordase algo que excitaba
malicioso regocijo.
.....


La Barca Abandonada	Vicente Blasco Ibáñez

Libros en Espanol

>> 10 Obras de Vicente Blasco


  1. >> Venganza Moruna Vicente Blasco Ibáñez
  2. >> El paraiso de las mujeres Novela Vicente Blasco Ibanez
  3. >> La Pared Vicente Blasco Ibáñez
  4. >> Golpe Doble Vicente Blasco Ibáñez
  5. >> La Cencerrada Vicente Blasco Ibáñez | Libros para Leer
  6. >> La Corrección Vicente Blasco Ibáñez | Libros para Leer
  7. >> Venganza Moruna Vicente Blasco Ibáñez | Libros Gratis
  8. >> El préstamo de la difunta | Vicente Blasco Ibáñez | Bajar Aquí
  9. >> En la Boca del Horno Vicente Blasco Ibáñez
  10. >> El Establo de Eva Vicente Blasco Ibáñez


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar