Las 7 Partidas Alfonso X, el Sabio

Título:            Las 7 Partidas

Autor:            Alfonso X, el Sabio   


Categoria:            Literatura

Idioma:            Español



Las 7 Partidas     Alfonso X, el Sabio


Las 7 Partidas
Alfonso X, el Sabio
(1121- 1284)

En 1252, ocupó el trono de León y Castilla, a la muerte de Fernando III, su padre; tratando de
continuar la política de integración y reconquista empezadas por éste; su propósito era pasar a
África, donde obtuvo algunas victorias iniciales. Designado por algunas repúblicas italianas para la
dignidad imperial fue proclamado en 1257, rey de los romanos por el arzobispo de Tréveris, en
nombre de los electores de Sajonia, de Brandeburgo y de Bohemia, no obtuvo, sin embargo el
apoyo de la nobleza por las medidas económicas impopulares que tuvo que tomar por causa de
una serie de pleitos con el trono de Alemania, por lo que sus primeros triunfos sobre los
musulmanes no le dieron apoyo que necesitaba. Ante este fracaso político renuncia a todos sus
derechos y aspiraciones. Estalla la guerra civil mientras los moros incendiaban en Tarifa la flota
castellana (1278) y los franceses de apoderan de Pamplona. El mismo año muere su hijo y sucesor
Fernando de la Cerda, lo que llevó a la corte a un enfrentamiento por sucesión.
Su gloria reside en la empresa cultural que, desde Toledo, Sevilla y Murcia, centros en los que
reunió a sabios de todas partes y tendencias para irradiar sabiduría y conocimientos. Las obras
que legó a la humanidad han llegado a nuestros días:





LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar