Sentido y Sensibilidad Jane Austen | Lectura Recomendada

 Título:    Sentido y Sensibilidad

Autor:    Jane Austen   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español

Sentido y Sensibilidad Jane Austen


Sentido y sensibilidad Jane Austen 2
2
CAPITULO I
La familia Dashwood llevaba largo tiempo afincada en Sussex. Su propiedad era
de buen tamaño, y en el centro de ella se encontraba la residencia, Norland
Park, donde la manera tan digna en que habían vivido por muchas generaciones
llegó a granjearles el respeto de todos los conocidos del lugar. El último dueño
de esta propiedad había sido un hombre soltero, que alcanzó una muy avanzada
edad, y que durante gran parte de su existencia tuvo en su hermana una fiel
compañera y ama de casa. Pero la muerte de ella, ocurrida diez años antes que
la suya, produjo grandes alteraciones en su hogar. Para compensar tal pérdida,
invitó y recibió en su casa a la familia de su sobrino, el señor Henry Dashwood,
el legítimo heredero de la finca Norland y la persona a quien se proponía dejarla
en su testamento. En compañía de su sobrino y sobrina, y de los hijos de
ambos, la vida transcurrió confortablemente para el anciano caballero. Su apego
a todos ellos fue creciendo con el “tiempo. La constante atención que el señor
Henry Dashwood y su esposa prestaban a sus deseos, nacida no del mero
interés sino de la bondad de sus corazones, hizo su vida confortable en todo
aquello que, por su edad, podía convenirle; y la alegría de los niños añadía
nuevos deleites a su existencia.
De un matrimonio anterior, el 

Sentido y Sensibilidad	Jane Austen



LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar