El Funeral de John Mortonson por Ambrose Bierce | Leer en Linea

 Título:    El Funeral de John Mortonson

Autor:    Ambrose Bierce  

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español

El Funeral de John Mortonson Ambrose Bierce


Ambrose Bierce
El Funeral de John Mortonson
John Mortonson se murió: su obituario había sido leído y él había dejado la escena.
El cuerpo descansaba en un fino ataúd de mahogany con una placa de cristal
empotrada. Todos los ajustes para el funeral habían sido tan bien digitados que sin
duda, si el difunto los hubiera sabido, de seguro que los hubiera aprobado. El
rostro, como se podía ver a través del cristal, no tenía semblante de desagrado:
perfilaba una tenue sonrisa, como si la muerte no le hubiera resultado dolorosa, no
estando distorsionado más allá del poder reparador del funebrero. A las dos de la
tarde los amigos fueron citados para rendir su último tributo de respeto a aquel
quien no había tenido mayor necesidad de amigos y de respeto. Los miembros de
su familia fueron pasando cada varios minutos a la capilla y lloraron sobre los
restos plácidos bajo el cristal. Esto no fue bueno; no fue bueno para John
Mortonson; pero en presencia de la muerte la razón y la filosofía permanecen
mudas.
A medida que las horas iban pasando, los amigos iban llegando y ofrecían
consuelo a los parientes dolidos, quienes, como las circunstancias de la ocasión
requerían, estaban solemnemente sentados alrededor de la habitación con un
importante conocimiento de su importancia en la pompa fúnebre. Luego vino el
ministro, y en tal oscura presencia las más mínimas luces se eclipsaron. Su entrada
fue seguida por la de la viuda, cuyas lamentaciones llenaron la estancia. Ella se
acercó a la capilla y luego de inclinar su rostro contra el frío cristal por un
momento, fue gentilmente conducida hacia un asiento cercano al de su hija.
Lúgubremente y en tono bajo, el hombre de Dios comenzó su elogio de la muerte,
y su dolorosa voz, mezclada con los sollozos cuya intención era para estimular al
auditorio, pareció como el sonido del mar sombrío. El deprimente día se oscureció
a medida que él hablaba; una cortina de nubes acechó el cielo y un par de gotas de
lluvia se hicieron audibles. Pareció como si la naturaleza entera estuviera llorando
por John Mortonson.

Cuando el ministro hubo terminado su elogio con una oración, se cantó un himno
y los portadores del féretro tomaron su lugar detrás del mismo. Cuando las
últimas notas del himno tocaron a su fin la viuda corrió hasta el ataúd, cayendo
sobre el mismo y llorando histéricamente. Gradualmente fue cediendo a la 
disuasión y a comportarse; y el ministro trataba de alejar su vista de la muerte bajo
el cristal. Ella extendió sus brazos y con un grito cayó insensible.
Los dolientes se acercaron al ataúd, los amigos los siguieron, y cuando el reloj
sobre el mantel solemnemente daba las tres, todos miraron fijamente sobre el
rostro del difunto John Mortonson.
Ellos retrocedieron, débilmente. Un hombre, tratando en su terror de escapar de la
desagradable visión, tropezó contra el ataúd tan pesadamente como para
golpeando uno de sus delicados soportes. El ataúd cayó al piso, el cristal estalló en
miles de pedazos por el golpe.
Desde la abertura del cristal salió el gato de John Mortonson, que perezosamente
brincó al piso, sentándose, limpiando tranquilamente su criminal hocico con la
pata delantera, para retirarse con dignidad de la estancia. 

El Funeral de John Mortonson	Ambrose Bierce

Leer:
  1. Poesías Antonio Machado
  2. Hipias Menor Platon
  3. Agudeza Gascona Marquês de Sade


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar