El Precursor Gibrán Khalil Gibrán | Libros para Descargar

 Título:    El Precursor

Autor:    Gibrán Khalil Gibrán   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Espanhol


El Precursor Gibrán Khalil Gibrán



Publicidade

GIBRÁN KHALIL GIBRÁN
EL PRECURSOR
(1920)
EL PRECURSOR
Tú eres el precursor de ti mismo, amigo mío, y las torres y ciudadelas erigidas en tu vida no son más que
cimiento para la esencia soberbia que a su vez será cimiento para la otra.
Yo soy como tú, precursor de mí mismo, porque la sombra desplegada ante mí, a la salida del sol,
eclipasará bajo mis pies al mediodía. Amanecerá nuevamente y otra sombra se bosquejará; también ésta se
esfumará, otra vez, bajo mis pies, al otro día.
Somos desde el principio precursores de nosotros mismos, y así seremos hasta la eternidad. Todo lo que
acumulamos en nuestra vida no es más que una semilla que preparamos para un erial. Somos el erial y los
sembradores; somos la fruta y los cosechadores.
Cuando eras, amigo mío, un pensamiento perdido en la tiniebla, yo era, como tú, otro pensamiento
extraviado. Te llamé y acudiste a mi llamado. De nuestros afanes nacieron los sueños. Los sueños eran
tiempo sin cadena, y los tiempos fueron espacio sin fin.
Eras una palabra muda entre los temblorosos labios de la vida; también era yo, como tú, otra palabra
muda, y no bien nos pronunció la vida cuando asomamos al mundo con cora zones vibrantes por el
recuerdo del pasado y con el afán para el mañana. Y el pasado no es más que la muerte expulsada; y el
mañana es el nacimiento buscado.
Ahora estamos en manos de Dios. Tú eres un sol radiante en su derecha y yo una tierra iluminada en su
izquierda. Tu poder en la iluminación no es superior al mío en reflejar tu luz.
Y nosotros no somos el sol ni la tierra sino el comienzo de un sol más grande y de una tierra más
gigantesca. Así seremos hasta el fin de los siglos.
Tú eres el predecesor de ti mismo, ¡oh, extraño!, tú, que franqueas el umbral de mi jardín; yo soy, como
tú, precursor de mí mismo, no obstante vivir bajo la sombra de mis árboles, reposado y tranquilo.
EL AMOR
Se cuenta que el zorro bebe junto al león de una misma fuente. Y se dice que el águila y el milano
devoran juntos la carroña sin disputas y en total armonía.
¡Oh, justo amor! Tú que has refrenado el capricho de mis pasiones con poderosa mano, y has convertido
mi hambre y mi sed en altivez y magnanimidad, no permitas al fuerte soberbio que habita en mí comer el
pan ni beber el vino que cautivan mi débil ser. Hazme recordar mejor y habré muerto de hambre. Deja mi
corazón inflamarse de sed. Será mejor morir y extinguirse que tomar en la mano una copa que tú no has
llenado, ni un vaso de licor que tú no has bendecido.
LAS CUATRO RANAS
El saber y el medio saber
Estaban cuatro ranas sentadas sobre _un grueso tronco de leña que flotaba a la orilla de un anchuroso río.
Una ola fu riosa arrastró al tronco hasta la mitad del río, donde la corriente lo condujo con el curso del agua.
Alborozáronse las ranas por el encanto de su expedición y comenzaron a saltar sobre el tronco porque
jamás se vieron navegar mar adentro. Pasado un momento de silencio la primera rana gritó:
- ¡Qué tronco más curioso y extraño! Mirad, compañeras, cómo viaja igual que los seres vivientes. Jamás
he visto ni oído hablar de cosa tan parecida.
La segunda rana : -Este tronco no camina, se mueve, amiga mía; y tampoco es extraño y curioso como te
lo has imaginado. Las aguas del río que corren de por sí hacia el mar conducen con ellas a este tronco que a
su vez nos conduce con él.
La tercera rana: -No, por mi vida, compañeras, os equivocáis. Es una divagación la vuestra. Ni el río se
mueve, ni el tronco. Es nuestro pensamiento el que se mueve dentro de nosotros y él es quien nos conduce
a creer en el movimiento de los cuerpos inmóviles.
.....

El Precursor	Gibrán Khalil Gibrán


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar