Capitanes Intrépidos Rudyard Kipling

 Título:    Capitanes Intrépidos

Autor:    Rudyard Kipling   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Espanhol


Capitanes Intrépidos Rudyard Kipling

Fragmento

Rudyard Kipling
Capitanes intrépidos


Capítulo I
LA gastada puerta abierta del salón de fumar dejaba pasar la niebla del Atlántico Norte,
mientras el gran barco de pasajeros se hundía y se elevaba, sonando su sirena para avisar a
los barquichuelos de la flota de pescadores.
-Ese chico, Cheyne, es la mayor molestia de a bordo -dijo un hombre cerrando la puerta
de un portazo-. No lo necesitamos aquí. Es demasiado desvergonzado.
Un alemán de pelo blanco extendió la mano para apoderarse de un sandwich y farfulló
mientras mordía:
-Conozco esa ralea. Abunda en Ameriga. Siempre digo que deberrían permitir la
imporrtación libre de desechos de cuero para correas.
-¡Bah! Realmente, no es un mal muchacho. Merece más que se le compadezca -
comentó un neoyorquino arrastrando las palabras mientras estaba echado cuan largo era
sobre los almohadones- Desde que era una criatura lo han arrastrado de un hotel a otro.
Esta mañana estuve hablando con su madre. Es una mujer encantadora, que no cree que
pueda manejarlo. Lo llevan a Europa a que termine su educación.
Un señor de Filadelfia, acurrucado en un rincón, comentó:
-Su educación no ha empezado aún. Ese muchacho tiene doscientos dólares mensuales
para sus gastos. Él me lo ha dicho. Y todavía no ha cumplido dieciséis años.
-Su padrre posee varrias líneas de ferrrocarril, ¿no es así? -preguntó el alemán.
-Sí, y, además, minas, aserraderos y barcos. Tiene una casa en San Diego y otra en Los
Ángeles. Posee media docena de líneas de ferrocarril, como también la mitad de los
bosques de la costa del Pacífico, y deja que su mujer gaste el dinero -prosiguió cansino el
de Filadelfia-. Parece que el clima del oeste no le conviene. Se pasa la vida viajando con
su hijo y sus nervios, tratando de averiguar lo que puede divertir a su vástago. Supongo
que empieza en Florida, sigue por los Adirondacks, Lakewood, Hot Springs, Nueva York
y vuelta a empezar otra vez. La verdad es que el muchacho no parece otra cosa que un
empleado de hotel de segunda clase. Cuando vuelva de Europa no habrá quien lo aguante.
-¿Por qué su viejo no se ocupa personalmente de él? -preguntó una voz.
-El padre se ocupa de hacer dinero. Supongo que no querrá que lo molesten. Dentro de
unos pocos años advertirá su error. Es una lástima, porque, a pesar de todo, el muchacho
no es malo en el fondo, si alguien se tomara la molestia de descubrirlo. 
2
-Mit1
 un látigo, mit un látigo-gruñó el alemán.
La puerta volvió a abrirse, y entró por ella un muchacho alto y esbelto, de cuya boca
colgaba un cigarrillo a medio consumir, y se apoyó en el quicio de la puerta. El color
amarillo de su piel no condecía bien con su edad: su mirada era una mezcla de
irresolución, atrevimiento y picardía, sin gran capacidad intelectual. Estaba vestido con
una chaqueta roja y pantalón corto del mismo color, zapatos para montar en bicicleta y
una gorra de ciclista echada hacia atrás. Después de silbar entre dientes al observar la
compañía, dijo con una voz ruidosa y de timbre muy alto:
-¡Vaya, qué niebla espesa hay! Se oye continuamente a los botes de los pescadores
aullando a nuestro alrededor. ¿No sería genial que chocáramos con uno?
-Cierra la puerta, Harvey -dijo el neoyorquino-. Cierra la puerta y quédate afuera. No te
necesitamos aquí. -¿Quién me impedirá quedarme? -repuso con toda intención-. ¿Pagó
usted mi pasaje, señor Martin? Creo que tengo tanto derecho a quedarme como el que
más. Recogió unos dados que había en un tablero de damas y empezó a pasárselos de la
mano derecha a la izquierda. -Señores, esto es un rollo. ¿No podríamos echar una partida
de póquer? 

Capitanes Intrépidos	Rudyard Kipling

Otros

  1. El 23 de Julio en Valparaíso Charles Darwin 
  2. Las Aventuras de Huckleberry Finn Mark Twain 
  3. Los Versos de Oro Pitágoras | Libros Interesantes
  4. Cuentos de la India Rudyard Kipling | Libros Interesantes


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar