El Cuento más Hermoso del Mundo de Rudyard Kipling | Descargar Gratis

 Título:    El Cuento más Hermoso del Mundo

Autor:    Rudyard Kipling   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Espanhol



El Cuento más Hermoso del Mundo Rudyard Kipling


..

Fragmento

Se llamaba Charlie Mears; Era hijo único de madre viuda; vivía en el norte de Londres y
venía al centro todos los días, a su empleo en un banco. Tenía veinte años y estaba lleno de
aspiraciones. Lo encontré en una sala de billares, donde el marcador lo tuteaba. Charlie, un poco
nervioso, me dijo que estaba allí como espectador; le insinué que volviera a su casa.
 Fue el primer jalón de nuestra amistad. En vez de perder tiempo en las calles con los
amigos, solía visitarme, de tarde; hablando de sí mismo, como corresponde a los jóvenes, no
tardó en confiarme sus aspiraciones: eran literarias. Quería forjarse un nombre inmortal, sobre
todo a fuerza de poemas, aunque no desdeñaba mandar cuentos de amor y de muerte a los diarios
de la tarde. Fue mi destino estar inmóvil mientras Charlie Mears leía composiciones de muchos
centenares de versos y abultados fragmentos de tragedias que, sin duda, conmoverían el mundo.
Mi premio era su confianza total; las confesiones y problemas de un joven son casi tan sagrados
como los de una niña. Charlie nunca se había enamorado, pero deseaba enamorarse en la primera
oportunidad; creía en todas las cosas buenas y en todas las cosas honrosas, pero no me dejaba
olvidar que era un hombre de mundo, como cualquier empleado de banco que gana veinticinco
chelines por semana. Rimaba «amor y dolor», «bella y estrella», candorosamente, seguro de la
novedad de esas rimas. Tapaba con apresuradas disculpas y descripciones los grandes huecos
incómodos de sus dramas, y seguía adelante, viendo con tanta claridad lo que pensaba hacer, que
lo consideraba ya hecho, y esperaba mi aplauso.
 Me parece que su madre no lo alentaba; sé que su mesa de trabajo era un ángulo del
lavabo. Esto me lo contó casi al principio, cuando saqueaba mi biblioteca y poco antes de
suplicarme que le dijera la verdad sobre sus esperanzas de "escribir algo realmente grande, usted
sabe". Quizá lo alenté demasiado, porque una tarde vino a verme, con los ojos llameantes, y me
dijo, trémulo:
 - ¿A usted no le molesta... puedo quedarme aquí y escribir toda la tarde? No lo molestaré,
le prometo. En casa de mi madre no tengo dónde escribir.
 - ¿Qué pasa? - pregunté, aunque lo sabía muy bien.
 - Tengo una idea en la cabeza, que puede convertirse en el mejor cuento del mundo.
Déjeme escribirlo aquí. Es una idea espléndida.
Imposible resistir. Le preparé una mesa; apenas me agradeció y se puso a trabajar enseguida.
Durante media hora la pluma corrió sin parar. Charlie suspiró. La pluma corrió más despacio, las
tachaduras se multiplicaron, la escritura cesó. El cuento más hermoso del mundo no quería salir.
 - Ahora parece tan malo - dijo lúgubremente -. Sin embargo, era bueno mientras lo
pensaba. ¿Dónde está la falla?
 No quise desalentarlo con la verdad. Contesté:
 - Quizá no estés en ánimo de escribir.
 - Sí, pero cuando leo este disparate...
 - Léeme lo que has escrito - le dije.
 Lo leyó. Era prodigiosamente malo. Se detenía en las frases más ampulosas, a la espera
de algún aplauso, porque estaba orgulloso de esas frases, como es natural.
 - Habría que abreviarlo - sugerí cautelosamente.
 - Odio mutilar lo que escribo. Aquí no se puede cambiar una palabra sin estropear el
sentido. Queda mejor leído en voz alta que mientras lo escribía.
 - Charlie, adoleces de una enfermedad alarmante y muy común. Guarda ese manuscrito y
revísalo dentro de una semana. 

El Cuento más Hermoso del Mundo	Rudyard Kipling

>> Libros de Rudyard Kipling





Publicidade
LexiWiki es un sitio sobre cultura en general y temas como arte, literatura, educación, libros gratuitos, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros.
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios
 
Publicidade
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Produccion literaria, literatura y arte, periodismo literario, textos literarios cortos, el arte de leer, lectura comprensiva

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar