La Conversación de Eiros y Charmion Edgar Allan Poe

Título:    La Conversación de Eiros y Charmion

Autor:    Edgar Allan Poe   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Espanhol


 La Conversación de Eiros y Charmion Edgar Allan Poe

Frgamento

LA CONVERSACIÓN DE EIROS Y CHARMION
EDGAR ALLAN POE
Te traeré el fuego.
(EURÍPIDES, Andrómaca)
Eiros.- ¿Por qué me llamas Eiros?
Charmion.- Así te llamarás desde ahora y para siempre. A tu vez, debes olvidar
mi nombre terreno y llamarme Charmion.
Eiros.- ¡Esto no es un sueño!
Charmion.- Ya no hay sueños entre nosotros; pero dejemos para después estos
misterios. Me alegro de verte dueño de tu razón, y tal como si estuvieras vivo. El velo de la sombra se ha apartado ya de tus ojos. Ten ánimo y nada temas. Los días de
sopor que te estaban asignados se han cumplido, y mañana te introduciré ya mismo
en las alegrías y las maravillas de tu nueva existencia.
Eiros.- Es verdad, el sopor ha pasado. El extraño vértigo y la terrible oscuridad
me han abandonado, y ya no oigo ese sonido enloquecedor, turbulento, horrible, semejante a «la voz de muchas aguas». Y sin embargo, Charmion, mis sentidos están
perturbados por esta penetrante percepción de lo nuevo.
Charmion.- Eso cesará en pocos días, pero comprendo muy bien lo que sientes. Hace ya diez años terrestres que pasé por lo que pasas tú y, sin embargo, su recuerdo no me abandona. Empero ya has sufrido todo el dolor que sufrirás en Aidenn.
(El Edén N. Del T.)

La Conversación de Eiros y Charmion	Edgar Allan Poe

Libros Destacados


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar