Fantasmagoría Lewis Carroll

Título:  Fantasmagoría

Autor:  Lewis Carroll  

Categoria:  Libros Infantiles

Idioma:  Espanhol




Fragmento

CANTO I
LA CITA

Una noche de invierno, a las nueve y media,
helado, cansado, enfadado y sucio de barro,
llegué a casa, demasiado tarde para comer,
aunque la cena, los puros y el vino
me esperaban en el estudio.
Una novedad había en la habitación
y algo blanco y ondulante
permanecía a mi lado en la penumbra.
Pensé que era la escoba de la alfombra
que la descuidada doncella había dejado allí.
Pero de repente esa cosa empezó
a temblar y estornudar.

Ante lo cual yo dije: "¡Vamos, vamos, amigo!
No es muy considerada esa actitud.
¡Por favor, no hagas tanto ruido!"
"Me he constipado", dijo la cosa,
"ahí fuera durante el aterrizaje."
Me volví sorprendido
y allí, frente a mis ojos,
¡me encontré un pequeño fantasma!
Cuando le reprendí, tembló de pies a cabeza
y se escondió detrás de una silla

"¿Cómo has llegado hasta aquí?", dije. "¿Por qué has venido?"

Nunca vi nada tan tímido.
"¡Sal de ahí! ¡Deja de temblar!"
Dijo: "Encantado le diré cómo
y también por qué he venido.
Pero..." (entonces se inclinó levemente).
"Ahora está usted de tan mal humor
que pensará que todo es mentira."
"Y en cuanto a lo de estar asustado,
permítame observar

que los fantasmas tenemos el mismo derecho,
en todos los aspectos., a temer a la luz
igual que los humanos teméis a la oscuridad."
"Ningún pretexto", dije, "puede excusar
la cobardía que he observado en ti.

Porque los fantasmas podéis visitarnos cuando queréis,

mientras que los humanos no podemos

rechazar la visita."


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar