Lisis Platon


Título:
  
  Lisis

Autor:    Platon

Categoria:    Literatura

Idioma:    Espanhol


Lisis Platon


Descargar

Para Pablo Guillermo El diálogo, desde la perspectiva dramática, comienza con la «promesa» de Sócrates a Hipotales, quien le ha preguntado qué debe hacer frente al amado (206c) y a quien responde: «Esto es lo que hay que hacer» (206e), dirigiéndose a donde se encuentran Lisis y Menéxeno y dando inicio a la discusión. Este planteo enmarca
el diálogo y subyace a la argumentación. Las diversas perspectivas y planteos, los
diversos modos de enfrentarse a la pregunta por la φιλιία se determinarán por el
interlocutor.
Publicidade

LISIS

INTRODUCCIÓN

Anterior probablemente al Cármides, el Lisis presenta, sin embargo,
por su estructura y ambientación rasgos comunes1

. También, por su
contenido, el Lisis está próximo a un diálogo de la madurez de Platón,
al Banquete. Como el Laques o el Eutifrón, el Lisis analiza el
significado de una palabra, en busca de algo que sea característico de
ella y que la defina. Pero, como otros diálogos de esta primera época, el
Lisis concluye sin que hayamos podido precisar, tras varios intentos, el
marco concreto en el que situar el tema del diálogo: la amistad2
. Este
fracaso dialéctico deja ver, sin embargo, la riqueza de planteamientos y
pone de manifiesto, una vez más, el carácter abierto y creador de la
filosofía platónica. No saber, al final, a qué atenemos sobre la amistad
es dejar que el mundo concreto de la experiencia y de la vida choque
con su reflejo, con el universo abstracto del lenguaje. Esta oposición
establece una situación de privilegio en los comienzos del filosofar
platónico, que no volverá a repetirse en ningún momento de la filosofía
posterior.
1 Referencias concretas a la cronología pueden encontrarse en W. K: C. GUTHRIE, A
History of Greek Philosophy, vol. IV, Cambridge, 1975, pigs. 134-135.
2 Un minucioso análisis de la estructura dialéctica del Lisis la ha llevado a cabo
EGIDIUS SCHMALZRIEDT, Platón. Der Schriftsteller und die Wahrheit, Munich,
1969, págs. 108-134.
Porque las dificultades para precisar conceptualmente estas palabras
valor, amistad, belleza, sensatez, justicia, etc.- provienen, precisamente,
de que la realidad desborda a la imagen que la lengua ha logrado
sintetizar. Pensar es, pues, irradiar sobre un término o un problema las
perspectivas de una historia individual, o bien hacer incidir, en el texto
de un término, la multiplicidad de contextos con los que se ha ido
entretejiendo y que sólo están aludidos en la absoluta soledad de la
palabra.
Se pregunta en el diálogo qué es la amistad, qué es ser amigo. Esta
pregunta ha sido provocada por la presencia, ante Sócrates, de cuatro
jóvenes atenienses -Lisis, Menéxeno, Hipotales y Ctesipo- que le
animan a dialogar con ellos en la bulliciosa atmósfera de la palestra que
Platón va describiendo con rasgos magistrales: el enamoramiento de
Hipotales, la curiosidad de Lisis, la ausencia de Menéxeno, la
«embriaguez» de la discusión, la inoportunidad de los pedagogos que,
con su «mal griego», increpan a los que quieren quedarse. Y, al final,
esa leve pincelada descriptiva con la que el tiempo concreto irrumpe en
la filosofía: «...les llamaban, mandándoles ir a casa. Ya había caído la
tarde.»
Pero lo que presta al Lisis su excepcional importancia en la literatura
y en la filosofía griegas es su argumento, el concepto de amistad. La
historia de philía es, pues, la historia de una parte importante de las

relaciones humanas entre los griegos. El término philon significó, en
principio, aquello a lo que se tenía más apego, el propio cuerpo, la
propia vida. Pronto, sin embargo, sale este círculo del yo para
extenderse a bienes exteriores y significar, además, la consanguinidad.
De este ámbito familiar irrumpe, con la democracia, en un tipo de
elección más libre: amigos son aquellos cuyo vínculo no es ya el
parentesco sino la camaradería, surgida, en parte, en una comunidad
militar. Jenofonte, por ejemplo, habla de philoi refiriéndose a soldados
mercenarios. Hay, pues, unos intereses de compañerismo, una
comunidad de objetivos que organizan la libre elección de los
individuos. Al mismo tiempo, una forma privada de las relaciones
amistosas va sustituyendo al concepto colectivo de amistad.
Este tipo de relaciones con las que se establecían otros vínculos
diferentes de los del clan primitivo, implicaba, como es lógico, una
cierta forma de utilidad. El pueblo griego identificó muchas veces
amistad y utilidad. Se necesitaría la reflexión socrático-platónica, para
darle a la phília una profunda versión ética.. La excepcionalidad del
Lisis reside, precisamente, en ser el primer documento literario en el
que se lleva a cabo una investigación sobre el amor y la amistad, en la
que se elaboran y superan algunas de las ideas tradicionales sobre estos
conceptos.
El Lisis comienza con un ingenioso preludio en el que se critica la
amistad basada en la presunción y en la posesión de bienes. Desde esta
idea tradicional de amistad como utilidad se va proyectando la amistad
hacia un nuevo horizonte. Tres estadios diferentes y complementarios
se configuran en esta ascensión hacia el conocimiento de la amistad. El
primero (212b-213c) se inicia con un planteamiento subjetivo, ¿quién
es amigo de quién?, ¿el que ama o el amado? Al final de esta discusión
que acaba sin respuesta, Sócrates se justifica porque tal vez no se ha
buscado bien (213d).
Sócrates deja de conversar con Menéxeno y toma a Lisis por
interlocutor. Este segundo estadio consiste en la búsqueda de un
principio explicativo de la amistad (213d-216b). Partiendo de la
explicación de los primeros filósofos de la naturaleza, que habían
establecido la atracción de lo semejante por lo semejante, Sócrates
plantea la cuestión de si esta afinidad no habrá que buscarla en algo
más profundo, como la bondad.
El tercer momento de la investigación y en la que ésta alcanza su
mayor intensidad, se estructura en dos planos distintos. El primero de
ellos (216c-220e) se con figura en torno al concepto de finalidad y de
prôton philon o amor originario y primero. La bibliografía sobre Platón
ha discutido abundantemente sobre el carácter «ideal» de este amor, y
su distinción de la próté philía aristotélica que no llega, por medio del
eros, a un bien metafísico superior, sino a la experiencia concreta del
otro. (Cf. Ética eudemia 1240a; Ética nicomaquea 1155b, 1159a, etc.).
El final del diálogo (221a-222e), segundo plano, se caracteriza por la
irrupción de varios temas -el deseo, el eros, la connaturalidad- que
hacen pensar en si Platón no está ya situando su análisis en el dominio
del eros del Banquete.

Lisis Platon

1.  Apologia de Socrates Platon
3. Cármides Platon


LexiWiki es un sitio sobre cultura en general que aborda temas como literatura, películas, educación, religión, música, libros gratuitos de dominio público, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros. Todo el contenido es informativo y no debe considerarse como un servicio
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios

 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar