Libro: Intrigas Venecianas o Fray Gregorio de Jerusalén by José Maria Blanco White

 Título:    Intrigas Venecianas o Fray Gregorio de Jerusalén

Autor:    José Maria Blanco White   

Categoria:    Literatura

Idioma:    Español


Intrigas Venecianas o Fray Gregorio de Jerusalén José Maria Blanco White


INTRIGAS VENECIANAS
3
Hallábase Venecia en su mayor auge cuando un
joven alemán llamado Alberto, movido del deseo de
aumentar la herencia que acababa de recibir empleándola en especulaciones mercantiles, llegó a
aquella célebre ciudad, que, cual señora del Adriático, parecía nave grandiosa que flotaba sobre sus
olas (ahora yace como casco varado que la tormenta
echó sobre la costa, triste, solitario y desbaratándose
poco a poco). Reía la mar bajo los rayos del sol, que
después de la larga carrera de un día de verano iba a
ocultarse tras las distantes cumbres del Apenino,
cuando el bajel que conducía a Ricardo desde
Trieste echó el ancla. Rodeáronlo en breve varias de
las góndolas que cubrían los canales que sirven de
calles a Venecia, y en breve se vio nuestro pasajero
en medio de aquella ciudad de disolución y placeres.
JOSÉ MARÍA BLANCO WHITE
4
La novedad de los objetos, el contraste entre la gravedad alemana y la alegría bulliciosa de los venecianos, la estación del año y, más que todo, la juventud
e inexperiencia de Ricardo dieron en un punto por
tierra con todos sus planes mercantiles. No había
ventana en que no clavase los ojos, atraído de los
que con negro brillo centelleaban ya tras las entreabiertas celosías, ya a las claras y como para hacer
alarde de su belleza.
-Poco a poco -dijo al gondolero-; ¿a qué viene
esa prisa, remando como si nos siguiese una galeota
turquesca?
-Señor mío -respondió el taimado veneciano-,
por lo que hace a mi seguro estoy de que no me han
de tomar los corsarios que empiezan a dar caza a
Vueselencia.
-¿A mí? ¿C

INTRIGAS VENECIANAS 3 Hallábase Venecia en su mayor auge cuando un joven alemán llamado Alberto, movido del deseo de aumentar la herencia que acababa de recibir empleándola en especulaciones mercantiles, llegó a aquella célebre ciudad, que, cual señora del Adriático, parecía nave grandiosa que flotaba sobre sus olas (ahora yace como casco varado que la tormenta echó sobre la costa, triste, solitario y desbaratándose poco a poco). Reía la mar bajo los rayos del sol, que después de la larga carrera de un día de verano iba a ocultarse tras las distantes cumbres del Apenino, cuando el bajel que conducía a Ricardo desde Trieste echó el ancla. Rodeáronlo en breve varias de las góndolas que cubrían los canales que sirven de calles a Venecia, y en breve se vio nuestro pasajero en medio de aquella ciudad de disolución y placeres. JOSÉ MARÍA BLANCO WHITE 4 La novedad de los objetos, el contraste entre la gravedad alemana y la alegría bulliciosa de los venecianos, la estación del año y, más que todo, la juventud e inexperiencia de Ricardo dieron en un punto por tierra con todos sus planes mercantiles. No había ventana en que no clavase los ojos, atraído de los que con negro brillo centelleaban ya tras las entreabiertas celosías, ya a las claras y como para hacer alarde de su belleza. -Poco a poco -dijo al gondolero-; ¿a qué viene esa prisa, remando como si nos siguiese una galeota turquesca? -Señor mío -respondió el taimado veneciano-, por lo que hace a mi seguro estoy de que no me han de tomar los corsarios que empiezan a dar caza a Vueselencia. -¿A mí? ¿C

Otros
  1. Los Amantes de Teruel Drama en cuatro actos en verso y prosa Juan Eugenio Hartzenbusch
  2. Libro: Logica de D. Andres Piquer
  3. Libro: El Comendador Mendoza : Obras Completas Tomo VII Juan Valera | Leer en PDF



Publicidade
LexiWiki es un sitio sobre cultura en general y temas como arte, literatura, educación, libros gratuitos, para descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros.
Publicaciones relacionados, sugeridos y anuncios
 
Publicidade
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Produccion literaria, literatura y arte, periodismo literario, textos literarios cortos, el arte de leer, lectura comprensiva

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.

voltar