Publicidade

Historia natural y moral de las Indias (vol 2 of 2) de P. Joseph, de Acosta

 Historia natural y moral de las Indias (vol 2 of 2)  de P. Joseph, de Acosta



HISTORIA NATURAL Y MORAL DE LAS INDIAS [iv] [v]

HISTORIA NATURAL Y MORAL DE LAS INDIAS
ESCRITA POR EL P. JOSEPH DE ACOSTA, DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

Publicada en Sevilla en 1590. y ahora fielmente reimpresa de la primera edición.

Acosta, José de, 1540-1600 -- Travel -- America
Indians of Mexico -- Early works to 1800
Indians of South America -- Early works to 1800
Natural history -- America

Publicidade

TOMO SEGUNDO

MADRID 1894 [vi]

Ramón Anglés, impresor.—Reina, 43.—Madrid. [vii]

HISTORIA NATURAL Y MORAL DE LAS

INDIAS

EN QUÉ SE TRATAN LAS COSAS

notables del Cielo, elementos, metales, plantas y animales
dellas; y los ritos y ceremonias, leyes
y govierno y guerras de los indios.

COMPUESTA POR EL PADRE JOSEPH DE ACOSTA,
Religioso de la Compañía de Jesús.
DIRIGIDA Á LA SERENISSIMA

INFANTA DOÑA ISABEL CLARA EUGENIA DE AUSTRIA

CON PRIVILEGIO

Impreso en Sevilla en Casa de Juan de Leon.

AÑO DE M. D. XC. [viii] [ix]

PRÓLOGO DEL AUTOR
Á LOS LIBROS SIGUIENTES

Habiendo tratado lo que á la historia natural de Indias pertenece, en lo que resta se tratará de la historia moral, esto es, de las costumbres y hechos de los Indios. Porque despues del Cielo, temple, sitio y cualidades del nuevo orbe, y de los elementos y mixtos, quiero decir de sus metales, plantas y animales, de que los cuatro libros precedentes se ha dicho lo que se ha ofrecido, la razon dicta seguirse el tratar de los hombres, que habitan el nuevo orbe. Así que en los libros siguientes se dirá de ellos, lo que pareciere digno de relacion; y porque el intento de esta historia no es solo dar noticia de lo que en Indias pasa, sino enderezar esa noticia al fruto que se puede sacar del conocimiento de tales cosas, que es ayudar aquellas gentes para su salvación, y glorificar al Criador y Redentor, que los sacó de las tinieblas obscurisimas de su infidelidad, y les comunicó la admirable lumbre de su Evangelio: Por tanto primero se dirá lo que toca á su Religion ó supersticion, ritos, idolatrías y sacrificios en este libro siguiente, y despues de lo que toca á su policía, gobierno, leyes, costumbres y hechos. Y porque en la nación Mejicana se ha conservado memoria de sus principios, sucesion, guerras y otras cosas dignas de referirse, fuera de lo comun que se trata en el libro sexto, se hará propia y especial relacion en el libro séptimo, hasta mostrar la disposicion y prenuncios que estas gentes tuvieron del nuevo Reino de Cristo nuestro Dios, que habia de extenderse á aquellas[x] tierras, y sojuzgarlas á sí, como lo ha hecho en todo el resto del mundo. Que cierto es cosa digna de gran consideracion, ver en qué modo ordenó la divina providencia, que la luz de su palabra hallase entrada en los últimos términos de la tierra. No es de mi propósito escribir ahora lo que los Españoles hicieron en aquellas partes, que de eso hay hartos libros escritos: ni tampoco lo que los siervos del Señor han trabajado y fructificado, porque eso requiere otra nueva diligencia: solo me contentaré con poner esta historia ó relacion á las puertas del Evangelio, pues toda ella va encaminada á servir de noticia en lo natural y moral de Indias, para que lo espiritual y cristiano se plante y acreciente, como está largamente explicado en los libros que escribimos: «De procuranda Indorum salute». Si alguno se maravillare de algunos ritos y costumbres de los Indios, y los despreciare por insipientes y necios, ó los detestare por inhumanos ó diabólicos, mire que en los Griegos y Romanos que mandaron el mundo, se hallan ó los mismos, ó otros semejantes, y á veces peores, como podrá entender facilmente no solo de nuestros Autores, Eusebio Cesariense, Clemente Alexandrino, Teodoreto Cirense, y otros, sino tambien de los mismos suyos, como son Plinio, Dionisio Halicarnaseo, y Plutarco. Porque, siendo el maestro de toda la infidelidad el príncipe de las tinieblas, no es cosa nueva hallar en los infieles, crueldades inmundicias, disparates, y locuras propias de tal enseñanza y escuela. Bien que en el valor y saber natural excedieron mucho los antiguos Gentiles á éstos del nuevo orbe, aunque tambien se hallaron en éstos cosas dignas de memoria; pero, en fin, lo más es como de gentes bárbaras, que fuera de la luz sobrenatural, les faltó tambien la Filosofía y doctrina natural.

[xi]

ÍNDICE
DE LOS LIBROS Y CAPÍTULOS DE
ESTE TOMO SEGUNDO

Libro quinto.

Páginas
Capitulo primero.—Que la causa de la idolatría ha sido la soberbia y envidia del demonio. 1
Cap. II.—De los géneros de idolatrías que han usado los Indios. 5
Cap. III.—Que en los Indios hay algun conocimiento de Dios. 7
Cap. IV.—Del primer género de idolatría de cosas naturales y universales. 10
Cap. V.—De la idolatría que usaron los Indios con casos particulares. 16
Cap. VI.—De otro género de idolatría con los difuntos. 21
Cap. VII.—De las supersticiones que usaban con los muertos. 25
Cap. VIII.—Del uso de los mortuorios que tuvieron los Mejicanos y otras naciones. 29
Cap. IX.—Del cuarto y último género de idolatría que usaron los Indios con imágenes y estátuas, especialmente los Mejicanos. 31
Cap. X.—De un extraño modo de idolatría que usaron los Mejicanos. 40
Cap. XI.—De como el Demonio ha procurado asemejarse á Dios en el modo de sacrificios, Religion y Sacramentos. 42
Cap. XII.—De los Templos que se han hallado en las Indias.[xii] 44
Cap. XIII.—De los soberbios Templos de Méjico. 47
Cap. XIV.—De los Sacerdotes y oficios que hacian. 51
Cap. XV.—De los Monasterios de Doncellas que inventó el Demonio para su servicio. 54
Cap. XVI.—De los Monasterios de Religiosos que tiene el Demonio para su supersticion. 58
Cap. XVII.—De las penitencias y asperezas que han usado los Indios por persuasion del Demonio. 63
Cap. XVIII.—De los Sacrificios que al Demonio hacian los Indios; y de qué cosas. 66
Cap. XIX.—De los sacrificios de hombres que hacian. 72
Cap. XX.—De los sacrificios horribles de hombres que usaron los Mejicanos. 75
Cap. XXI.—De otro género de sacrificios de hombres que usaban los Mejicanos. 81
Cap. XXII.—Como ya los mismos Indios estaban cansados, y no podian sufrir las crueldades de sus Dioses. 85
Cap. XXIII.—Como el Demonio ha procurado remedar los Sacramentos de la santa Iglesia. 88
Cap. XXIV.—De la manera con que el Demonio procuró en Méjico remedar la fiesta de Corpus Cristi, y Comunion que usa la Santa Iglesia. 91
Cap. XXV.—De la Confesion y Confesores que usaban los Indios. 97
Cap. XXVI.—De la uncion abominable que usaban los Sacerdotes Mejicanos y otras naciones y de sus hechiceros. 103
Cap. XXVII.—De otras ceremonias y ritos de los Indios á semejanza de los nuestros. 110
Cap. XXVIII.—De algunas fiestas que usaron los del Cuzco, y como el Demonio quiso tambien imitar el misterio de la Santísima Trinidad. 114
Cap. XXIX.—De la fiesta del Jubileo que usaron los Mejicanos.[xiii] 122
Cap. XXX.—De la fiesta de los Mercaderes que usaron los Cholutécas. 131
Cap. XXXI.—Qué provecho se ha de sacar de la relacion de las supersticiones de los Indios. 137
Libro sexto.

Capítulo primero.—Que es falsa la opinion de los que tienen á los Indios por hombres faltos de entendimiento. 141
Cap. II.—Del modo de cómputo y Kalendario que usaban los Mejicanos. 144
Cap. III.—Del modo de contar los años y meses que usaron los Incas. 148
Cap. IV.—Que ninguna nacion de Indios se ha descubierto que use de letras. 150
Cap. V.—Del género de letras y libros que usan los Chinos. 153
Cap. VI.—De las Universidades y Estudios de la China. 158
Cap. VII.—Del modo de letras y escritura que usaron los Mejicanos. 160
Cap. VIII.—De los memoriales y cuentas que usaron los Indios del Perú. 165
Cap. IX.—Del orden que guardan en sus escrituras los Indios. 168
Cap. X.—Como enviaban los Indios sus mensageros. 170
Cap. XI.—Del gobierno y Reyes que tuvieron. 172
Cap. XII.—Del gobierno de los Reyes Incas del Perú. 175
Cap. XIII.—De la distribucion que hacian los Incas de sus vasallos. 178
Cap. XIV.—De los edificios y órden de fábricas de los Incas. 181
Cap. XV.—De la hacienda del Inca, y órden de tributos que impuso á los Indios. 184
Cap. XVI.—De los oficios que aprendian los Indios. 190
Cap. XVII.—De las Postas y Chasquís que usaba el Inca.[xiv] 192
Cap. XVIII.—De las leyes, justicia y castigo que los Incas pusieron, y de sus matrimonios. 194
Cap. XIX.—Del origen de los Incas, Señores del Perú, y de sus conquistas y victorias. 197
Cap. XX.—Del primer Inca y de sus sucesores. 201
Cap. XXI.—De Pachacúti Inca Yupángui, y lo que sucedió hasta Guaynacápa. 203
Cap. XXII.—Del principal Inca llamado Guaynacápa. 207
Cap. XXIII.—De los últimos sucesores de los Incas. 210
Cap. XXIV.—Del modo de República que tuvieron los Mejicanos. 212
Cap. XXV.—De los diversos Dictados y Ordenes de los Mejicanos. 215
Cap. XXVI.—Del modo de pelear de los Mejicanos, y de las Ordenes Militares que tenian. 218
Cap. XXVII.—Del cuidado grande y policía que tenian los Mejicanos en criar la juventud. 221
Cap. XXVIII.—De los bailes y fiestas de los Indios. 224
Libro séptimo.

Capítulo primero.—Que importa tener noticia de los hechos de los Indios, mayormente de los Mejicanos. 229
Cap. II.—De los antiguos moradores de la Nueva-España, y cómo vinieron á ella los Navatlácas. 232
Cap. III.—Como los seis linages Navatlácas poblaron la tierra de Méjico. 236
Cap. IV.—De la salida de los Mejicanos, y camino y poblacion de Mechoacán. 241
Cap. V.—De lo que les sucedió en Malinálco, en Tula y en Chapultepéc. 245
Cap. VI.—De la guerra que tuvieron con los de Culhuacán. 249
Cap. VII.—De la fundacion de Méjico.[xv] 252
Cap. VIII.—Del motin de los de Tlatellulco, y del primer Rey que eligieron los Mejicanos. 256
Cap. IX.—Del extraño tributo que pagaban los Mejicanos á los de Azcapuzálco. 261
Cap. X.—Del segundo Rey, y de lo que sucedió en su reinado. 265
Cap. XI.—Del tercer Rey Chimalpopóca y de su cruel muerte, y ocasion de la guerra que hicieron los Mejicanos. 268
Cap. XII.—Del cuarto Rey Izcoált, y de la guerra contra los Tepanécas. 274
Cap. XIII.—De la batalla que dieron los Mejicanos los á Tepanécas, y de la gran victoria que alcanzaron. 280
Cap. XIV.—De la guerra y victoria que tuvieron los Mejicanos de la ciudad de Cuyoacán. 284
Cap. XV.—De la guerra y victoria que tuvieron los Mejicanos de los Suchimilcos. 287
Cap. XVI.—Del quinto Rey de Méjico, llamado Motezuma, primero de este nombre. 292
Cap. XVII.—Que Tlacaellél no quiso ser Rey, y de la eleccion y sucesos de Tizocíc. 297
Cap. XVIII.—De la muerte de Tlacaellél y hazañas de Axayaca, séptimo Rey de Méjico. 300
Cap. XIX.—De los hechos de Autzól, octavo Rey de Méjico. 305
Cap. XX.—De la eleccion del gran Motezuma, ultimo Rey de Méjico. 309
Cap. XXI.—Cómo ordenó Motezuma el servicio de su casa, y la guerra que hizo para coronarse. 314
Cap. XXII.—De las costumbres y grandeza de Motezuma. 317
Cap. XXIII.—De los presagios y prodigios extraños que acaecieron en Méjico, antes de fenecerse su Imperio. 319
Cap. XXIV.—De la nueva que tuvo Motezuma de los Españoles que habian aportado á su tierra, y de la embajada que les envió. 329
Cap. XXV.—De la entrada de los Españoles en Méjico.[xvi] 335
Cap. XXVI.—De la muerte de Motezuma, y salida de los Españoles de Méjico. 340
Cap. XXVII.—De algunos milagros, que en las Indias ha obrado Dios en favor de la Fé, sin méritos de los que los obraron. 346
Cap. XXVIII.—De la disposicion que la divina providencia ordenó en Indias para la entrada de la Religion Cristiana en ellas. 351
TABLA de las cosas mas principales que se contienen en este tomo segundo. 361

Historia natural y moral de las Indias (vol 2 of 2)  de P. Joseph, de Acosta

Veja também:

Publicidade
Publicidade

 
Sobre | Termos de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Livros, Artes, Cultura, Viagens e Tecnologia

Porque Deus amou o mundo de tal maneira que deu o seu Filho unigênito, para que todo aquele que nele crê não pereça, mas tenha a vida eterna. João 3:16

voltar