Publicidade

Libro: La nariz de un notario de Edmond About | Descargar Gratis

 Libro: La nariz de un notario de Edmond About



BIBLIOTECA de LA NACION EDMUNDO ABOUT
———

LA NARIZ DE UN NOTARIO TRADUCCIÓN DE CARLOS DE PINEDA
medallion

BUENOS AIRES 1916

Imp. de La Nación.—Buenos Aires
———

Publicidade

INDICE
I.— El oriente y el occidente se acometen: la sangre corre ya.
II.— La caza del gato.
III.— Donde defiende el notario su pellejo con más éxito.
IV.— Chebachtián Romagné.
V.— Grandeza y decadencia.
VI.— Historia de unas gafas y consecuencias de un catarro nasal.
———

A M. ALEJANDRO BIXIO

Permitidme, señor, que encabece este humilde trabajo con el nombre ilustre y querido de un hombre que ha consagrado toda su vida a la causa del progreso; de un padre que ha ofrecido sus dos hijos a la liberación de Italia; de un amigo que se ha apresurado a darme una prueba de simpatía al siguiente día de Gaetana.

E. A.

———

LA NARIZ DE UN NOTARIO
———

I
EL ORIENTE Y EL OCCIDENTE SE ACOMETEN:
LA SANGRE CORRE YA

BIBLIOTECA de LA NACION EDMUNDO ABOUT ———  LA NARIZ DE UN NOTARIO TRADUCCIÓN DE  CARLOS DE PINEDA medallion  BUENOS AIRES  1916  Imp. de La Nación.—Buenos Aires  ———  INDICE I.—	El oriente y el occidente se acometen: la sangre corre ya. II.—	La caza del gato. III.—	Donde defiende el notario su pellejo con más éxito. IV.—	Chebachtián Romagné. V.—	Grandeza y decadencia. VI.—	Historia de unas gafas y consecuencias de un catarro nasal. ———  A M. ALEJANDRO BIXIO  Permitidme, señor, que encabece este humilde trabajo con el nombre ilustre y querido de un hombre que ha consagrado toda su vida a la causa del progreso; de un padre que ha ofrecido sus dos hijos a la liberación de Italia; de un amigo que se ha apresurado a darme una prueba de simpatía al siguiente día de Gaetana.  E. A.  ———  LA NARIZ DE UN NOTARIO ———  I EL ORIENTE Y EL OCCIDENTE SE ACOMETEN: LA SANGRE CORRE YA
Veja também

Publicidade
Publicidade

 
Sobre | Termos de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

Livros, Artes, Cultura, Viagens e Tecnologia

Porque Deus amou o mundo de tal maneira que deu o seu Filho unigênito, para que todo aquele que nele crê não pereça, mas tenha a vida eterna. João 3:16

voltar